miércoles, 28 de diciembre de 2016

EN TIEMPO DE NAVIDAD


La imagen puede contener: una persona, interior
El tiempo de Navidad lo asociamos con muchas palabras: compras, ruido, luces, prisas, alegría en las calles, vacaciones, encuentros, nostalgia, amargura, discusiones… pero, ¿es solo eso? Navidad es, sobre todo, tiempo de encarnación. Disfrutar, con humildad y silencio, de la Palabra hecha niño que solo duerme, llora y siente el calor de los que le rodean. Al quedarse sin palabra se hace un poco más como nosotros… y a nosotros un poco más como Él.

La contemplación del nacimiento de Jesús no nos pide mirar desde fuera, sino en-carnar-nos: asumir, apostar, esperar, confiar en lo que siento que Dios me pide… Y poner los medios para ello. ¿Cómo? Sin cansarnos de mirarle, aquí y ahora. Y de preguntarle: “¿cómo?”.
Navidad: Dios-con-nosotros y nosotros-con-Dios

E Ignaciana

Participa con tu comentario...

Publicar un comentario