domingo, 19 de marzo de 2017

Cuaresma- rePARA

...porque vamos demasiado deprisa...
Sí, vamos demasiado deprisa. A veces no tenemos tiempo para nada y no nos damos cuenta de las cosas que suceden a nuestro alrededor, de lo que pasa a aquellos que caminan con nosotros, de la vida... Y se nos pasa todo volando. Así, es imposible darnos cuenta de los signos de Dios en cada paso que damos, ni de a qué nos llama, ni de cómo interviene en nuestra vida a través de la vida de los otros. Vamos demasiado deprisa. Y nos hemos apuntado al carro de la velocidad como medio normal de vida.

Participa con tu comentario...

Publicar un comentario