domingo, 9 de abril de 2017

LUNES SANTO


Traición y amor se cierran como un broche 
en torno a ti, Jesús. 
María y Judas en la cena, son mutuo reproche:
rompe ella un frasco entre palabras mudas.
“Son trescientos denarios, ¡qué derroche!”,
él le reprocha con palabras rudas.

Junto a la luz, le traga ya la noche.
Junto al amor, ya cuelga de sus dudas.
El amor que te tuvo está marchito,
y su beso, Jesús, de muerte es sello.

María y Judas, siento en mí. Repito,
solo, el drama de dos, trágico y bello.
Y pues que soy los dos, yo necesito,
morir de amor, colgado de tu cuello

Participa con tu comentario...

Publicar un comentario