¡SEÑOR MÍO, Y DIOS MÍO!

Siente tú también, con Caravaggio, 
el escalofrío al tocar la llaga de Jesús.
Detalles de la obra maestra que cambió la historia de la pintura.
                                                                       Jesús Codina

Comentarios