miércoles, 28 de junio de 2017

JESÚS, UN HOMBRE EXPUESTO

La imagen puede contener: una o varias personas
Las ventanas son un lugar cómodo, mejor que los balcones; desde la ventana podemos mirar sin ser vistos, pero el balcón nos exige salir, exponernos, dar de lo nuestro para acercarnos a la realidad que nos rodea. El balcón es el lugar donde los grandes personajes han salido siempre para ser vistos por la gente, y eso nos encanta… ser espectadores de la vida de los demás, sin llegar a vivir la nuestra. Siempre nos quedamos en un punto de prudencia, con cuidado de no mostrar aquello que no queremos que la gente vea, poniendo pesadas cortinas a nuestra vida.

Pero Jesús es un hombre expuesto, abierto, sin lonas ni dobladillos que oculten lo que muestra: el Amor del Padre, Amor con mayúsculas, Amor que no duda en salir al balcón – el de Pilatos – por cada uno de nosotros. Y es al balcón del Amor donde nos invita, a exponernos y desvivirnos por lo que de verdad vale la pena…

E Ignaciana

Participa con tu comentario...

Publicar un comentario