jueves, 10 de agosto de 2017

¡QUÉ BELLO CREASTE EL MUNDO!

Resultado de imagen de Paisajes veraniegos con movimiento

Salir de casa, para hacer un viaje, siempre enriquece. Si la salida es al campo, se oxigenan cuerpo y alma; descubrirá el espíritu huellas del Creador en la macrobelleza de un amanecer o una noche de estrellas, y, por qué no, en la microbelleza de un capullo de rosa, de una mora silvestre...

¿Y qué decir del paisaje humano, luminoso y evocador en la generosidad y la ternura, doloroso y terrible en el egoísmo y la explotación? Como Juan de la Cruz, salió Jesús Mauleón, en "Duele la tierra de hermosa", al campo y la ciudad en busca del Amado. Por todas partes encuentra sabor a Dios, huellas de Dios, dolor de Dios, señales de un Dios que, como el Padre Bondadoso del Evangelio,madrugó para abrazar al hijo y hacerle una fiesta...

DUELE LA TIERRA DE HERMOSA

¡Qué bello creaste el mundo,
mesa de ricos sabores!
Mas son las cosas mejores
cuando me saben a Ti.

Te buscaré en cada piedra,
en cada ave, en cada rosa.
Duele la tierra de hermosa
por tanta huella de Ti.

Duele tu cara en la cara
de cada pobre que pasa
sin pan, sin amor, sin casa,
y duele el dolor de Ti.

Desde tu amor, cada día,
seguro a mi encuentro sales.
¡Öh qué asedio de señales!
Todas me llevan a Ti...

Participa con tu comentario...

Publicar un comentario