DANOS UN CORAZÓN BUENO Y HUMILDE


Gracias, Padre, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a los sencillos.

Comentarios