EL PAN DE LA PALABRA



 

LUNES, 4 DE MARZO DE 2024, Lc 4,24,30

JESUS DE NAZARET

 

En la sinagoga de su pueblo, dirigiéndose a sus paisanos, Jesús recurre a este proverbio: " Os aseguro que ningún profeta es bien mirado en su tierra". Con estas palabras explica por qué no hace milagros en Nazaret. El milagro es una gracia, y Dios no los da a los que exigen. Jesús acude también a dos ejemplos que prueban que la actividad del profeta puede extenderse mejor con los extraños que con los propios. Los profetas antiguos (Elías y Eliseo) ya obraron mejor con los extraños que con los propios. Estos dos profetas de Israel se volvieron hacia los paganos porque su propio pueblo no estaba dispuesto a escuchar su palabra. De hecho una viuda de Sarepta y un leproso de Siria habían sido preferidos a todas la viudas y a todos los leprosos que había en Israel. Algo similar ocurrirá en la Iglesia primitiva (cfr. Hech.13,46). Ante Dios no se pueden alegar derechos. los planes de Dios no se fundan en motivos de parentesco o de patria. En esta Cuaresma hemos de acoger al Señor Jesús que nos presenta su plan para liberarnos de toda clase de esclavitud. Él es el ungido por el Espíritu para sanarnos del todo.