LA REVANCHA DE SÓCRATES



Esta semana, en España los principales partidos políticos han pactado el regreso de la filosofía a nuestras aulas. Una noticia que sorprende porque ha logrado poner de acuerdo a la mayoría de nuestros políticos -algo que creíamos cuanto menos imposible- y reincorpora una disciplina tan importante para unos y tan insignificante para otros. Ojalá convertir esta decisión en algo firme sea rápido y concreto.

La educación bien entendida tiene como objetivo formar a las personas -que no es lo mismo que ciudadanos- del futuro. Reforma tras reforma educativa -por no decir volantazo tras volantazo-, hemos comprobado qué prioriza nuestro sistema educativo. Un utilitarismo que solo tiene como criterio la practicidad de las asignaturas. Por no hablar del empirismo que se ciñe sólo a lo objetivable y, por supuesto, el desarrollo de todas las materias que permitan agilizar y potenciar el mercado laboral.

De alguna forma las ciencias humanas que en su tiempo fundamentaron los planes de estudios han sido tildadas de inútiles y susceptibles de manipulación. Sin quererlo, las hemos ido reduciendo a valores transversales como la justicia, la tolerancia, la libertad o la igualdad entre otros, que aún siendo imprescindibles no logran dar respuestas a las inquietudes más profundas. Valores que son necesarios pero que no sabemos muy bien dónde se fundamentan y cómo desarrollarlos.

Los valores, si no están bien enraizados pueden quedarse en eslóganes manidos o peor aún, susceptibles de ser tergiversados en función de quién los proclame. El mundo cada vez está más roto y necesitamos gente y estructuras sólidas que no caigan con cada vendaval con forma de crisis, moda, populismo o post verdad. Debemos ser lo suficientemente ambiciosos para pasar del valor a la verdad honda que nos dé la solidez donde poder arraigarnos. Pero para comenzar a excavar hasta lo profundo es necesario plantearse muchas preguntas: esta es la misión de la filosofía.

Hay un dicho que afirma que no hay peor barco que el que no sabe a qué puerto va. Ojalá0 filosofía vuelva a rescatar nuestro sentido crítico y el gusto por la verdad,capaz de hacernos distinguir lo auténtico de lo aparente, el bien del mal y de cuestionarnos constantemente quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos.

Comentarios