MARÍA, COMO LLUVIA COPIOSA DE BENDICIÓN


María, la Madre del Señor, es frecuentemente invocada como «Virgen del Carmen»: una de las advocaciones marianas más arraigadas en el pueblo cristiano. El nombre viene del monte Carmelo, en Israel. El Carmelo es un monte bíblico vinculado a la gran figura del profeta Elías, que vivió en la presencia del Señor y fue para Israel «testigo del Dios vivo». La oración del profeta pidiendo el agua para la tierra sedienta tuvo su respuesta en aquella nube, pequeña como la palma de la mano,símbolo de la Presencia divina y anticipo de María, la Madre del Señor, cuya lluvia de bendición fue Cristo, el Señor.

Cipecar

Comentarios