jueves, 29 de septiembre de 2016

REZANDO VOY

CENTENARIO DIVINA PASTORA VILLA DEL RIO

TODOS LLORAMOS

En algún momento a todos nos ha tocado llorar. En la soledad de tu cuarto o en compañía de quien te importa, sin poder evitarlo o porque necesitas desahogar. Lágrimas calladas, desbordantes, peleadas, valientes, contenidas, desarmadas. Lágrimas que escuecen o empapan, tramposas, sinceras y también otras que no fuimos capaces de llorar.

Hay unas «lágrimas de reacción». Aquellas que soltamos –o se
... nos escapan– ante las cosas que nos pasan. Pueden ser de cansancio o pasión; de fracaso, rabia o tristeza; de impotencia, miedo, alegría o liberación. Miran al pasado y, al hacerlo, nos ayudan a entender cómo somos, lo que nos importa, qué queremos decir cuando no sabemos hablar.

Además, hay otras «lágrimas de consolación». Las que brotan cuando nos sentimos lanzados a amar, las que nos conmueven al mirar a los hermanos, las de enamorarnos de Jesús. Son lágrimas que nos hablan de cómo es Dios, de lo que le importamos, de lo que incombustiblemente nos quiere decir. Y ponen nuestros ojos en el futuro, nos inflaman, nos llenan de paz

E Ignaciana

FRANCISCO EVANGELIO VIVO

EL AMOR DE DIOS ES ETERNO

"El amor de Dios nunca cesa. Jamás. Aun cuando le desdeñemos, le ignoremos, le rechacemos, le menospreciemos, le desobedezcamos, Él no cambia. Nuestro mal no puede disminuir su amor. Nuestra bondad no puede aumentarlo. Nuestra fe no se lo gana, así como nuestra necedad no lo estorba. El amor de Dios nunca cesa."
Max Lucado

SE ACERCA LA FIESTA DE FRANCISCO


"Es dandose como se recibe, es olvidádandose de sí mismo como uno se encuentra así mismo"
                                                                                                                           San Francisco de Asís

MUJER SENCILLA


¿Por qué la gente sencilla suele ser la más amable y sonriente?

miércoles, 28 de septiembre de 2016

REZANDO VOY