jueves, 27 de julio de 2017

TOCA EL VIOLÍN PRODIGIOSAMENTE


Isabella Nicola es una joven estadounidense de 10 años de Alexandria, Virginia. Nació con una importante desventaja: le faltaba su antebrazo izquierdo. Sin embargo, desde su más tierna infancia soñaba con tocar el violín. Sus padres, deseosos de ver a su hija desarrollarse como todas las niñas de su edad, desplegaron todos los medios posibles para verla cumplir su anhelo más querido.

Para empezar, encargaron la construcción de un violín a medida para que pudiera sostenerlo con el brazo derecho. Isabella colocaba los dedos sobre las cuerdas mientras que su profesora sostenía el arco.

La niña se sentía ya afortunada de poder tocar el instrumento de sus sueños, así que menuda fue su alegría cuando cinco ingenieros en prácticas de la Universidad George Mason le propusieron fabricar una prótesis para poder tocar su instrumento ella sola.

La prótesis de color rosa que han diseñado es un hermoso símbolo de solidaridad, esperanza y generosidad para todos los jóvenes con dificultades que reciben el apoyo de sus seres queridos… o de generosos desconocidos.

Los cinco ingenieros del corazón de oro no han terminado ahí, ya que han diseñado otra prótesis que permite a Isabella montar en bici


Aleteia

Participa con tu comentario...

Publicar un comentario