DOCUMENTO FINAL DEL SÍNODO


Este sábado, 27 de octubre de 2018, en la noche, terminó el trabajo del Sínodo dedicado a los jóvenes en el Vaticano con la votación del documento final que se entregó al papa Francisco. 
El documento ha sido aprobado “con una amplia mayoría” en todos sus puntos con “los dos tercios necesarios”. El punto con más resistencias ha sido el acompañamiento a los homosexuales. 
¿Es un documento se convierte en magisterio? Aún está en discernimiento. “Es un documento como lo dijo el Papa, dirigido a todos los padres sinodales  para que lo reflexionen, hagan discernimiento y la Iglesia continúe su camino sinodal”, expresó Ruffini.  
Puntos sobresalientes del documento
El documento ha sido aprobado con un amplio consenso y exhorta a una visión sinodal que continuará en las Iglesias locales. 
El Sínodo reafirma la necesidad de un papel más activo de las mujeres en la Iglesia. Se subraya la importancia del genio femenino en la participación y en la toma de decisiones a todos los niveles.
Hablan de los abusos, especial sobre la necesidad de buscar la verdad, pedir perdón, al mismo tiempo que se insiste en que ningún arrepentimiento puede justificar y poner remedio al daño causado. Asimismo, se hace hincapié en la formación y la prevención de los abusos. 
Además, se invita a que la mujeres participen en  los equipos formativos y en los procesos de definición de las vocaciones de seminaristas y consagrados. 
También se plantea el desafío de la presencia de la Iglesia en el mundo digital y  certificar los sitos que son católicos realmente. 
A continuación presentamos, algunos de los puntos claves del documento final: 
1. Mujer: La diferencia entre hombres y mujeres “puede ser un ámbito en el que nacen formas de dominio, exclusión y discriminación de la que todas las sociedades y la misma Iglesia necesitan liberarse”: “toda dominación y discriminación basada en el sexo ofende la dignidad humana”. “Una Iglesia que intenta vivir un estilo sinodal no podrá dejar de reflexionar sobre la condición y el papel de las mujeres en su interior”. “Un ámbito de particular importancia al respecto es el de la presencia femenina en los órganos eclesiales a todos los niveles, también en funciones de responsabilidad, y de la participación femenina en los procesos a nivel de decisiones eclesiales respetando el papel del ministerio ordenado”.
2. Abusos: “Los diversos tipos de abusos llevados a cabo por algunos obispos, sacerdotes, religiosos y laicos provocan en quienes son víctimas, entre ellos muchos jóvenes, sufrimientos que pueden durar toda la vida y a los que ningún arrepentimiento puede poner remedio. Tal fenómeno está difundido en la sociedad, toca también a la Iglesia y representa un serio obstáculo a su misión”. Existen varios tipos de abuso: de poder, económico, de conciencia, sexual. Se hace evidente la tarea de desarraigar las formas de ejercicio de la autoridad en los que se arraigan y de contrastar la falta de responsabilidad y transparencia con la que muchos casos han sido gestionados”.
3. Migrantes: “Muchos migrantes son jóvenes. La difusión universal de la Iglesia les ofrece la gran oportunidad de hacer dialogar a las comunidades de las que parten y a las que llegan, contribuyendo a superar miedos y desconfianzas”. 
4. Afectividad, sexualidad: “Frecuentemente, la moral sexual es causa de incomprensión y de alejamiento de la Iglesia, pues se percibe como un espacio de juicio y de condena”. “Existen cuestiones relacionadas con el cuerpo, la afectividad y la sexualidad que necesitan una más profunda elaboración antropológica, teológica y pastoral.
5. Integración y acogida a las personas homosexuales: “El Sínodo reafirma que Dios ama a toda persona y así hace la Iglesia, renovando su compromiso contra toda discriminación y violencia de base sexual”. “Existen ya en muchas comunidades cristianas caminos de acompañamiento en la fe a personas homosexuales: El Sínodo recomienda favorecer estos itinerarios. 
6. Empatía y escucha: “Los jóvenes son llamados a hacer continuamente elecciones que orientan su existencia; expresan deseo de ser escuchados, reconocidos, acompañados. Muchos experimentan que su vos no se considera interesante y útil en el ámbito social y eclesial”. 
7. Formación de los laicos: “Hubo durante el Sínodo una insistencia particular sobre el deber decisivo e insustituible de la formación profesional, de la escuela y de la universidad, también porque se trata de los lugares en los que la mayor parte de los jóvenes pasa su tiempo. 
8. La presencia de la Iglesia en el mundo digital: “El ambiente digital representa para la Iglesia un desafío a muchos niveles”. “El Sínodo augura que en la Iglesia se instituyan a los niveles adecuados oficinas u organismos para la cultura y la evangelización digital, que con la imprescindible contribución de jóvenes, promuevan la acción y la reflexión eclesial en este ambiente”. 
Resumen de Aleteia

Comentarios