EL AMOR DE DIOS CONMIGO


Te doy gracias, Señor, 
porque eres bueno,
porque es constante y eterno 
tu amor conmigo.

Te doy gracias, Señor, 
Dios de todo,
porque en todo lo mío 
Tú intervienes,
porque es constante y eterno 
tu amor conmigo.

Tú haces grandes 
maravillas:
la potencia del Universo,
el misterio de la Vida,
la fuerza del Amor,
mi propio ser.....
porque es constante y eterno
tu amor con todo 
y también conmigo.

Me sacaste de aquello
que un tiempo me hizo esclavo,
con mano tensa y fuerte brazo
como 'tira de uno' aquel que es buen amigo...
porque es constante y eterno 
tu amor conmigo.

Cuando no tenía fuerzas,
me abriste el camino:
pasé y fui salvado por Ti
desde la experiencia 
del antiguo Egipto
sentí en mi vida una vez más
que es constante y eterno 
tu amor conmigo.


Me llevas al desierto,
pero vienes conmigo,
me sacas... y me guías a tu 
estilo haciendo brotar fuera
aquello que en mí, 
tú pusiste escondido,
pero yo nunca supe porqué 
no había podido:
quitaste de muy dentro 
"poderes escondidos",
rompiste mis cadenas 
y viniste conmigo;
yo, a tientas, descubría
porque es constante y eterno 
tu amor conmigo.

Tú me das, Señor, 
el pan que necesito,
el pan que me da vida
y aunque me canso.... ¡Vivo!
Si recuerdo mi historia....
has puesto en cada instante 
el pan que necesito.
No me dejes, 
ahora que estoy cansado
hazme experimentar
que es constante y eterno 
tu amor conmigo.

A quienes leáis esto, 
¡ os invito !:
leed en vuestra historia
la salvación que El hizo,
la salvación concreta 
que El realiza hoy
con vosotros y conmigo....

A todos nos regala 
el don de pronunciar:
te doy gracias, Señor,
 porque es constante y eterno tu amor conmigo.

                                                                    Adaptación del Salmo 136- Pastoralsj

Comentarios