SÍNODO: EVANGELIZAR EN LAS REDES SOCIALES



En tiempos modernos en los que la tecnología y las Redes Sociales han desarrollado un nuevo lenguaje de comunicación virtual que conecta a millones de personas en todo el mundo, la presencia de la Iglesia en Internet resulta fundamental como instrumento de evangelización y acompañamiento espiritual, enfocándose especialmente en los jóvenes, que pasan gran parte de su tiempo "navegando" en estas plataformas online.

Precisamente, sobre la evangelización en las Redes Sociales se debatió en la 14° Congregación General del Sínodo de los Obispos que se celebra en el Vaticano, dedicado al tema de los Jóvenes, la Fe y el Discernimiento Vocacional: una temática que aunque no está exenta de aspectos críticos, los Padres sinodales hacen hincapié en que no es una amenaza, "sino un nuevo camino para difundir la Palabra de Dios siguiendo las pautas de libertad, prudencia y responsabilidad".
Evangelizando en el tercer milenio

«Estamos llamados a ser "el apóstol Pablo digital" del tercer milenio», explica la Asamblea lanzando la propuesta de crear una Oficina especial para la pastoral y la misión digital con el fin de evangelizar, pero también para señalar aquellos sitios web que difunden posiciones doctrinales que no son fieles a la enseñanza oficial y al Magisterio.

Al mismo tiempo se sugiere la creación de aplicaciones, juegos y herramientas interactivas que contribuyan a conocer en mayor profundidad el Evangelio y la Iglesia. Igualmente, los obispos expresan su preocupación por aquellos jóvenes que pasan demasiado tiempo utilizando los dispositivos tecnológicos como las computadoras, tablets y smartphones, ya que en muchos casos se vuelven adictos a ellos, "condenándose a la soledad de un mundo irreal donde las amistades son sólo virtuales".

La Iglesia desea fomentar encuentros concretos entre las personas a través de peregrinaciones y grandes acontecimientos como la JMJ creada por San Juan Pablo II. Y en este sentido, la mirada eclesial ya se proyecta en Panamá 2019.

Sofía Lobos - Ciudad del Vaticano









Comentarios