CAMINOS HACIA DIOS: QUIENES DEJARON LA FE


Las opciones que vemos nos envían mensajes. Muchas veces no sabemos las causas profundas de las decisiones de los demás. Sin embargo, nos hacen preguntarnos por las nuestras. He aquí donde quienes abandonaron la fe en Dios, o en Jesús, o en la Iglesia, pueden estar dándonos una dirección para pensar. Reubicados en nuestra propia experiencia, en lo que vamos creyendo y en lo que los demás nos reflejan, comienza a emerger dentro un contrapunto: ¿y tú? ¿qué?

Estamos entonces ante la posibilidad de indagar sobre nuestra fe. ¿Cómo hacerlo? En soledad pero acompañada, con hondura pero sin obsesiones, responsables pero sin tragedia, anhelantes pero sin desesperación, en el 'aquí y el ahora' de nuestra vida pero con memoria y deseo, con ciencia pero con paciencia de sabios ignorantes, volviendo a los orígenes pero sin nostalgias esclavizantes. Es decir, soportando la tensión que toda realidad compleja merece, evitando los portazos que nos cierran o los cachetazos que nos aíslan. Y aquello que osadamente llamamos Diosse encargará de darnos una respuesta generosa y vital.

Comentarios