TENEMOS QUE DECIDIR

La imagen puede contener: nubes, cielo, exterior y naturaleza


La vida incluye una continua lucha que no se puede eludir y que conlleva siempre un posicionamiento. Tantas veces a lo largo del día tenemos que decidir a qué dedicamos nuestro tiempo, con quién hablamos, por qué elegimos una cosa y no la contraria; al final estamos continuamente discerniendo… Es como estar en un frente de batalla, donde uno no se puede distraer ni un momento si no quiere que el enemigo avance posiciones… Pero me puedo preguntar: ¿me dejo realmente guiar por Dios en esta ordinaria contienda? Dejarse guiar por Dios, nos hace esa lucha más fácil, porque Él quiere que la ganemos.



Comentarios