ADVIENTO Y VIDA COTIDIANA


Toda la vida es, de algún modo, Adviento. Preparación, anticipación y búsqueda. Peregrinar intuyendo en algunos recodos del camino las huellas de quien nos aguarda más adelante. Mirarse por dentro, y descubrirse las ausencias, ya preparado para recibir a quien tanto esperaste. El amor, como un río que fluye sin cesar (aunque a veces pueda ir bajo tierra) hacia un mar donde la vida es incesante. Toda la vida es, de algún modo, Adviento.

Comentarios