RENACER A UNA FE NUEVA


Escuchemos dentro de nosotros mismos ese "CORAZÓN DE NIÑO" que no se ha cerrado todavía a la posibilidad de una vida más sincera, bondadosa y confiada en Dios.

Comentarios