AL MODO DE DIOS



Así trabaja Dios. Fijándose en los últimos. Acompañando el dolor sin imponer su autoridad. Como un hermano que no entiende de normas cuando el hermano sufre, que sabe entendernos antes de que articulemos una sola palabra y nos enjuga las lágrimas una y otra vez.


















Comentarios