QUIEN ME HA VISTO A MÍ, HA VISTO AL PADRE

A lo largo de la historia, los hombres nos hemos ido creando diversas imágenes  de Dios. Muchas de ellas falsas, hechas a gusto de cada cual. Pero Cristo Jesús viene en nuestra ayuda. El apóstol Felipe tenía en su corazón la misma pregunta que nosotros y le pidió a Jesús que le aclarase cómo era Dios. Su respuesta fue bien clara: “Felipe, quien me ha visto a mí, ha visto al Padre…  ¿no crees que yo estoy en el Padre y el Padre en mí?”.

Los rasgos de Jesús, las actitudes de Jesús, las reacciones de Jesús… son los de Dios. Dios es como Jesús. “Felipe, quien me ha visto a mí, ha visto al Padre”.

Manuel Santos

Comentarios