UNA CRUZ DE LA HUMANIDAD


El Papa Francisco visitó el centro de refugiados de Vrahzdebna, uno de los tres que se mantienen en la capital búlgara. Allí se encontró con unos 50 refugiados, en su mayoría familias sirias e iraquíes con hijos.

El papa Francisco afirmó que la situación de los migrantes «es una cruz de la humanidad», durante la segunda jornada de su visita a Sofía, donde acudió al centro de refugiados de Vrahzdebna, uno de los tres que quedan en la capital búlgara.
En un discurso improvisado dirigido a unos 50 refugiados, en su mayoría familias sirias e iraquíes con sus hijos, el papa agradeció las canciones de un grupo de niños, representantes de los 45 menores que viven en este centro reabierto hace dos meses tras ser reestructurado.
«Gracias por los cantos de los niños, que llevan alegría a vuestro camino lleno de dolor por lo que habéis dejado en la patria y el intento de integraros», dijo el papa. El centro, situado en la periferia de la capital búlgara, acoge a unas 140 personas, explicaron los voluntarios de Caritas. «La esperanza en el mundo de los inmigrantes y refugiados es un poco como una cruz en la humanidad. Una cruz que tanta gente sufre», agregó Francisco.
Alfa y Omega



Comentarios