SI


No es fácil tu Hágase, niña.
Porque, si a mí me preguntasen,
más bien me inclinaría
por el Hágase de los poetas,
cargado de buenas intenciones,
genérico, impersonal, 
convertido en estribillo 
convincente y volátil.

O me aferraría 
al Hágase de los indecisos, 
antesala de un pero, 
de un mirándolo bien,
y al fin de un no se haga.

O me perdería
en el de los descomplicados,
que diciendo Hágase
dicen que otros lo hagan:
el gobierno, las iglesias, los ricos
los profesionales, los motivados,
los convencidos
o los que tienen tiempo.

Pero tu Hágase, niña, 
desenmascara 
los verbos incompletos.
“Hágase en mí”, dices,
tan sencilla y tan sincera.
Y se hace.

Tu compromiso se me vuelve pregunta.
¿Qué ha de hacerse en mí hoy?

Comentarios