UNA PALABRA SEMBRADA EN EL CORAZÓN


Vivimos el Adviento cuando sembramos en nuestro corazón la Palabra, cuando damos cabida a las promesas. El silencio, el recogimiento, la orientación de la mirada hacia dentro, la oración tienen sentido si hay una Palabra sembrada en el corazón.

Comentarios