EL MUNDO TRANSPARENTE



«Estoy dispuesta a todo, me iré a cualquier lugar del mundo, adonde Dios me envíe, y estoy dispuesta a testificar, en cada situación y hasta la muerte, que la vida es hermosa, que tiene sentido y que no es culpa de Dios, sino nuestra, que todo haya llegado hasta este punto. Se nos ha dado la posibilidad de utilizar todas nuestras capacidades, pero tenemos que aprender todavía a saber manejarlas. Es como si a cada momento se me quitaran más cargas de encima, como si todas las fronteras, que hoy separan a la gente y a los pueblos, hubieran desaparecido para mí. En algunos momentos me parece como si la vida fuera transparente. También los corazones de la gente. Los miro y remiro y cada vez los entiendo más. Interiormente me siento más en paz. Dentro de mí hay una confianza en Dios que al principio casi me daba miedo por su rápido crecimiento, pero que ahora me pertenece. Y ahora a trabajar.»

Etty Hillesum, Diario

Comentarios